sábado, 20 de junio de 2009

Abierta la veda o nuevo tiro al plato..


No es que nos falten contenidos, no, lo que sucede es que miramos un poco mas allá y, no nos arrancamos los ojos pero nos escandalizamos mucho, mucho, mucho.

Ahora, con el título La verdrad en tu asesoría EIA. DISLEXIA, un Blog con un aristotélico subtítulo, nos habla de la dislexia. ¡Dios nos pille confesados!

¡Plato!

En primer lugar ma llama la atención el uso de ciertos nombres de personajes a los que se les atribuye dislexia.

No es mi intención juzgar a nadie ya que no soy juez, pero cuando alguien habla de algo en la Red, lo mínimo que debe de tener es un poco de criterio, y evidentemente queda sujeto al criterio de los demás, claro. El derecho que yo me arrogo para decir y hablar de lo que me parece tal cosa es el derecho de un disléxico, pues como algunos sabéis: yo soy disléxico.

No es que la dislexia me haga mejor, o superior, para poder hablar de algo, pero vamos, lo que no voy a hacer es quedarme de brazos cruzados ante los insultos de muchos ignorantes.

Es la primera vez, aunque puede que yo esté equivocado, que leo algo sobre los diferentes grados de la dislexia. Extremadamente dislexicos y mediana o moderadamente disléxicos, con un porcentaje concreto, son los dos grupos de personas en los que se engloba a la población disléxica. Nos hablan de una división de la dislexia sin caer qun el hecho de que en la dislexia, la comorbilidad con otras "dys", impide crear perfiles concretos. La dislexia no posee estanqueidad en ese sentido, ya que por ejemplo existen personas hiperactivas con dislexia y disléxicos no hiperactivos. Al igual que lectores dislexicos cuyo nivel de lectura es casi adecuado pero con una baja comprensión lectora y el caso contrario, malos lectores con una elevada comprensión lectora, y a ambos se les denomina dislexicos debido a sus problemas en el área de la lectoescritura.

Bueno, la cuestión decide tú mismo, créate tu popio criterio sobre la dislexia. Eso es lo que realmente importa.

*Como ilustración: un Blemia. Se trata de un ser mitológico acéfalo, que nada tiene que ver con el tema que nos ocupa. ¿O si...?

2 comentarios:

José Carlos: dijo...

Estimado Manuel estás en tu derecho a discrepar y a manifestar tu respetable criterio, creo que siempre se puede aprender si el que debate lo hace con criterio, te felicito por tu blog y por tu trabajo, otros opinamos diferente a tí, y no quiere decir que sepamos más, repito , te felicito por tu trabajo y blog.

Manuel dijo...

Muchas veces la intuición funciona, y estoy más que convencido de que eres una excelente persona.

La muestra de que no me equivocaba es tu comentario, que lejos de renegar y de desacerse en improperios me llena de satisfacción.

Quizá sea debido a que en el fondo muchos opinamos que las ideas tienen que estar en continua revisión, mientras que a las personas se les debe de respetar.

Recibe mis respetos, y un saludo.