lunes, 15 de octubre de 2012

Y ayer, película...


Si película, La decisión de Anne, en la que actúa entre otros actores, Cámeron Díaz, Abigail Breslin, y alguno más de gran nivel interpretativo.

La situación: que un matrimonio tiene tres hijos, dos chicas y un chico, una de ellas con cáncer, la mayor. A la otra hija le hacen mil pruebas médicas y operaciones para poder salvar a la hermana, y mientras tanto, el chico... el chico. Pasado un tiempo se dan cuenta de que es disléxico.

El comentario espeluznante es: que quien narra la historia, la hermana enferma, dice, que mientras todos la atendían a ella, el que tenía verdaderos problemas era el hermano; un chico listo, sensible, que llora y llora cuando los padres hablan con él para envíarlo a un colegio interno, y que dice lamentandose, que se esforzaría aún más... intentando que no lo separasen de la família.

Dios, que escena, ¡si las lágrimas tuviesen precio...! Cómo se me encogió el alma...

Ésto no es una idiotez, y quizá, digo con rabia, a todos esos ignorantes profesores de matemáticas llamados Pepe, sólo a éstos, se les debería prohibir dar clases por incompetencia moral. También quizá a las Cármenes, a las Lolas y a alguno o alguna más.

El cáncer frente a la dislexia, menudos dramas.

3 comentarios:

jambo bwana dijo...

Se trata, sin lugar a dudas, de una escena realmente desgarradora.

manuel dijo...

Pues no creas, pensé en ti, en tu cinefilia... y tranversalmente en la dislexia, claro.

Hace tiempo -mucho tiempo- pensé en recopilar todas las obras de Sakespeare llevadas al cine. Esto fué a raiz de la película "Mucho ruido y pocas nueces", originalmente "Much Ado About Nothing", interpretada entre otros por Kenneth Branagh y cuyo actor principal, o mejor dicho, entorno al que gira la obra es Pedro de Aragón, interpretado por Denzel Washington. Una historia interesante y entretenida, donde la repercusión del Reino de Aragón es evidente en la cultura del resto de Europa.

También la canción da Manel: "10 milles per veure una bona armadura", es una reseña interesante, además de una buena canción.

Pero volvamos a la dislexia. Hay muchas películas por descubrir llenas de escenas o referencias a la dislexia y que pueden compendiar un buen "documental" cinematográfico, o quizá un libro sobre el tema. "La dislexia en el cine", o "Cine para disléxicos" .

jambo bwana dijo...

No pretendo desmoralizarte, Manuel, pero solo las obras de Shakespeare, han sido llevadas al cine o TV en 901 ocasiones, según IMDb, el International Movie Database (http://www.imdb.com/name/nm0000636/maindetails)