domingo, 21 de abril de 2013

Agotamiento por dislexia.


Hemos llegado a casa, al fin, tras un agotador fin de semana, y tras una "semanita" de mucha tensión concluyendo la I Jornada de Dislexia y Otras Dificultades de Aprendizaje, Alicante 2013.

No obstante, ha merecido la pena todo ese esfuerzo, incluso si hubiese asistido una sola persona a la que llegar con todos los contenidos que se han dado.

No dormir, horas de coche, comer mal, los nervios, atender con las cuatro manos a tantas cosas, quedan atrás y como resultado sólo percibimos tranquilidad, ese momento posterior a "un ataque de nervios" en el que el bajón, te deja medio K.O. y puedes respirar satisfecho pensando en que lo he se ha hecho esta bien.

Conocer a una persona a la que muchos hemos tenido como referencia, me ha encantado. Se trata de Vicente Otra Abarca. Un hombre sencillo, abierto, con el que además he podido comprobar que existen muchas afinidades, no sólo por el gusto por la mar y todo lo marinero... también en otras cuestiones... Paseando junto a él camino de un restaurante, me hubiese estado horas... incluso nos pasamos de largo el lugar donde teníamos encargada una mesa para comer.

A destacar: el valor de la gente, de las personas. Aunque de tanto en tanto puede aflorar mi mala leche, he de reconocer que es precisamente aquello que genera mi descontento, lo que me ayuda e invita a seguir haciendo mi humilde aportación, las personas.

No quiero acabar sin escribir unas líneas sobre mis amigos, Marián y Paco. Me preguntó alguien: ¿sois amigos? y si, con mucho orgullo dije: somos amigos...

1 comentario:

jambo bwana dijo...

Una persona extraordinaria, Vicente Oltra.