lunes, 9 de septiembre de 2013

Mantis esperada...


Os doy mi palabra de honor. Llevo unos días intuyendo la presencia de este curioso insecto, la mantis religiosa. Cada vez que salgo de la oficina, miro el suelo y las paredes esperando ver uno.

Por fín, esta semana pasada he podido ver dos ejemplares. El primero de ellos estaba muy erguido, un animal de buen porte, con un abdomen abultado pero muy muy corto, de un color verde claro casi blanquecino... y al acercarme ha salido coriendo a bastante velocidad hacia unos setos. Me ha sorprendido su manera de andar, como muy de "extraterrestre", al menos ese es el pensamiento que fluyó en mi mente... vaya.

El otro ejemplar, debió de ser un macho, de un tamaño menor, de color tabaco y que abrió las alas torpemente al toquetearlo. Este lo ví el viernes y ha estado rondando en mi mente ya que todos los años por esta época veo a alguno de esto animales tan curiosos.

Con la dislexia me pasa un poco lo mismo, estoy todo en año esperando ver... esperando que se realice alguna de mis pretensiones con relación a este tema y mirad por donde, en septiembre, todos los septiembres, surge alguna cosa, como la mantis religiosa.

¿Será porque es el comienzo del curso escolar?, becas, libros, uniformes, profesores, y ahora universidad y todas esas mandangas... aunque en mi caso particular esto último no es nuevo.

Señores, la dislexia no es una cuestión del mes de septiembre como les pasa a las mantis religiosa... esperemos que este nuevo 13/14 sea el curso de la dislexia, "aunque tengamos que devorar a algún macho, aunque nos de placer..."     

2 comentarios:

Manuel dijo...

Hoy, al salir del trabajo por el acceso lateral, he visto una mantis religiosa al otro lado de la verja.

Cuando se ha abierto la puerta la he cogido, el mismo macho del otro día, creo, de color tabaco, fino y de cuerpo alargado. Una preciosidad de animal.

La he sostenido en mi mano y he viso su gesto, como de persona, parecía una persona mirándome.

Ha abierto sus alas y dando un rodeo en torno a mi cuerpo ha ido a parar casi al mismo lugar donde la he cogido. ¿No será ese su territorio de caza?, una pequeña canalización anti-inundaciones que tiene algunas hierbas... y humedad.

Me ha fascinado.

Manuel dijo...

Parecen bastante territoriales. Hoy he vuelto a ver a ese precioso animal, pero esta vez estaba a la parte de dentro de la verja, como esperando a que apareciese algún grillo de esa canalización llena de hojarasca, hierba, ¿y comida...?

Es posible. Quizá sea una mantis religiosa disléxica y esté rezando por su futuro.