lunes, 18 de mayo de 2015

Orgullo gay, orgullo "way". Y la dislexia...


El 17 de mayo de 1990, la Organización Mundial de la Salud (OMS) excluyó la homosexualidad de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y otros Problemas de Salud.

En el DSM-4, Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, lhomosexualidad fue eliminada en 1973.

Evidentemente ya no estará presente en el DSM-5. ¡Fiesta y alegría!, la homosexualidad ya no es considerada una enfermedad mental pero... para nosotros, las personas con dislexia, el panorama es otro. 

Palabras que habría que erradicar de nuestros entornos aún se resisten; e incluso la idea de que la dislexia es una enfermedad. Trastorno, déficit, e incluso conceptos como detección precoz, habitualmente usadas en el ámbito de la oncología, son empleadas de hecho, en el de las Dificultades Específicas de Aprendizaje.

Identificación temprana, que además de detectar precozmente, determina cuál es la dificultad ante la que nos encontramos, sería mucho más adecuado, incluso conveniente pata hablar de acciones orientadas a reconocer en niños de temprana edad, las dificultades de aprendizaje.  

El sábado asistí a una conferencia, la primera creo recordar, en la que no se empleó ningún término peyorativo para hablar de la Dificultad Específica de la Lectoescritura (DAL). La dislexia se salvó pues, en la conferencia de María Soledad Carrillo, de ese trato en rojo o con signo menos que a muchos nos lastima.

Quizá debamos "casi compartir", día las personas con dislexia y los homosexuales. Feliz día 16 y 17 de mayo...