lunes, 16 de mayo de 2016

¿Qué me empuja?

Tenía este Blog abandonado desde hace un año. 365 días de otros frentes pero, algo me empuja a darle continuidad. Quizá por el día del orgullo gay... FELICIDADES.

Un amigo remarca que, pese a tantos esfuerzos y tanta lucha, la dislexia sigue siendo una enfermedad, un "trastorno", y un... Y es que igual que Sísifo, me veo nuevamente alzando el pesado pedral, y subiendo otra vez la montaña, quizá hasta la próxima crisis, como si de un déjà vu se tratase.

Una cuestión que me llama treméndamente la atención: es la existencia o no de niños y niñas con dislexia en las aulas españolas, al menos en las valencianas. Y lo digo porque me ha pasado un caso curiosísimo...

Di una charla sobre la dislexia y otras dificultades en un colegio; charla a la que asistieron varios padres y madres de niños y niñas con dislexia. Posteriormente, dado el interés, repetimos la charla orientada al profesorado en la que además trataba de la realidad física de la dislexia "cerebro, wernicke, genética, ectopias, etc...", y sin embargo al preguntar a los profesores y profesoras sobre los niños con dificultades en sus aulas, no contestó ninguno de los asistentes.

Pueden ser varios los motivos para que se hubiese dado esta respuesta (no respuesta), quizá los profesores de niños con dislexia no acudieron a la charla o cualquier otra cosa. Sólo una madre de una niñas con alguna dificultad que no era dislexia, nos dio esa lección que muchas madres dan haciendo ver lo identificada que se sentía, sobre todo con el sufrimiento que los alumnos y alumnas con DEA padecen y las dificultades con las que muchos padres se encuentran.

Verdaderamente tenemos que hacer algo.