viernes, 28 de diciembre de 2007

Lo mismo de ayer a la misma hora, y una hora menos en Canarias.

Hoy aparece una noticia de última hora en la que precisamente aparece el desgraciado parangón de la dislexia con alguna "desfachatez", en este caso relativa al presidente Bush, noticia que se da en un artículo del Diario de Mallorca firmado por Matías Vallés.

"La dislexia de Bush ha sido más nociva para el planeta que la nariz de Cleopatra. El presidente americano confundió Irak con Irán y, sobre todo, Afganistán con Pakistán, detonando dos guerras equivocadas. Quiso enmendar su fallo de ortografía pakistaní..." Y no es que desee ser pesado pero a quien lea este post supongo que le parecerá desgraciado comparar la dislexia con alguna acción o mala acción de Bush, o de quien sea.

Quizá el Matías Vallés intente ser un "mordaz" periodista que utiliza la dislexia para vestir su noticia como si se tratase de ponerle bolas a un árbol de Navidad, pero... "señormío"... no confunda las bolas con los huevos, o con los cojones, que no son lo mismo.

1 comentario:

Manolín dijo...

Si yo fuese cojo y hablasen de la cojera de Bush para ridiculizar alguna situación, supongo que me molestaría la comparación.

Me molestaría si dijesen que la ceguera de Bush provoca esto y esto otro, ya que soy ciego. Me pareciría igual de indignante esta comparación.

Entiendo perfectamente que Manuel esté cabreado. Tiene todo el derecha del mundo.