viernes, 21 de noviembre de 2008

Ayer no fue el día de la dislexia.


No, no lo fue, (creo que ahora no se acentúa el fué...) ayer fue el Día internacional de los derechos del niño.

Bueno por aquí no he visto mucho movimiento a este respecto, incluso creo que se ha descolgado algo importante pero no me atrevo a decir que.

Algo que han hecho muchos foreros, blogeros, etc. es intentar fastidiar a los que consumen y disfrutan de la pornografía infantil, poniendo las mismas palabras de búsqueda en sus páginas personales, etc. es una iniciativa interesante a la que llego tarde, pues me faltan manos y pies.

Con relación al famoso día 8 de noviembre, Día nacional de la dislexia, nada más se supo. Muchos siguen firmando, creo que pocos, pero alguna firma más ha habido desde asociaciones y demás.

Días y más días tenemos muchos por delante, muchos días de dislexia, de padecer por lo niños, de angustia, de lucha... todos mis días son el día de la dislexia.

Respecto a los derechos, algún día el día 20 de noviembre será más que importante ya que dejarán de alienarse los derechos de nuestros hijos y de todos los que "sufren" algún tipo de DYS-HABILIDAD. Dejarán de ser distintos y disfrutarán de una educación, como poco, adecuada y de calidad, que les dotará como personas de un futuro realmente digno.

¡Joder, que panfletario! pero es que si leemos la L.O.E. nos dan ganas de levantar el puño y de gritar con fuerza SOY DISLÉXICO desde que nací. ¿Dejaré de sufrir algún día?


*El imbecil de la foto no tiene derecho a nada, es un vago, un despistado, un desastre. Está empanado todo el día y siempre se le olvida algo, no se sabe ni los verbos ni la tabla de multiplicar del cinco. De los 50 que hay en clase es el que repetirá seguro este año. Y al otro, y al otro. Es carne de cañón, siempre está fantaseando y nunca trae los deberes bien hechos.

1 comentario:

Doctor dijo...

Todos mis días son también el día de la dislexia.