martes, 9 de junio de 2009

Seguimos sin querer dar un paso hacia delante...

...quizá por miedo, o quizá por vergüenza. Mi madre que es bastante religiosa me dice que hoy día los hombres no amamos la "verdad" y quizá tenga algo de razón, con cuatro mentiras nos basta para vivir.

Ser rigurosos, respetuosos y sinceros con nosotros mismos, independientemente de nuestra religiosidad nos va a aportar una calidad de vida diferente, despojada de artilugios, festejos, galas, trajes y joyas tanto reales como virtuales.

Después de tanta lucha con el tema de la dislexia aún no somos capaces de mirarnos en un espejo y explicarnos conviniéndonos a nosotros mismos de lo que es la dislexia. Y menos mal que algunos autores serios como puede ser el Dr. Josep Artigas ya indican que la dislexia no es un trastorno. Menos mal que somos lo bastantemente inteligentes como para coger un diccionario y leer que el térmono trastorno, nada tiene que ver con la disléxia o con cualquier otro problema de aprendizaje.

Me desgastaré los dedos al escribir, y el alma también, pero no dejaré de decir que la dislexia no es ningún trastorno.

Bueno los doctores que hablan del tema saben más que nosotros... quizá no debamos atender a cuestiones lingüísticas, del derecho, de la costumbre o moral (del latín morus costumbre) y debamos hacer lo que nos da la gana... diciendo que la dislexia es un trastorno... ese mismo: me da la gana decir esto o lo otro es lo que nos aleja de la "verdad".

Creo que cuando aceptemos que la dislexia es lo que es, y no se trata de trastornos de minusvalías, de... avanzaremos en el tema, en el ámbito que sea, en el social, el político, etc. etc. mientras tanto sólo daremos pena de nosotros mismos, y nuestra autoestima como disléxicos siempre estará estigmatizada por el término.

Señores: yo no tengo un trastorno, lo que tengo es dislexia.

P.D.: Haced la prueba, situaros frente a un espejo mirándoos a los ojos y con el corazón en la mano y la mente limpia, explicaos a vosotros mismos lo que es la dislexia. Si os convence... ya sabéis. Podéis mirar incluso a vuestros hijos para hacer la prueba. Es posible que deis un paso hacia delante

4 comentarios:

CONSUELO dijo...

Vale, a mi tampoco me gusta lo de transtorno, ni mucho menos que se la defina como un problema del aprendizaje, de la impresión que es solo un problema de los niños cuando empiezan a leer y que a base de mucho machacar aprenderan. No es un problema del aprendizaje. A veces tengo la sensación que si estubiera mucho tiempo sin leer y escribir tendria que volver a empezar desde el principio. ¿que dificil es entender esto? ¿que dificil es que nos entiendan?

Manuel dijo...

Consuelo, yo comparto esa sensación, ese... estar pendiente de un hilo, de que en el momento en que deje de leer y escribir, olvidaré cómo hacerlo... es algo angustioso, mucho más de lo que parece.

No se trata de perder forma física por falta de ejercicio, no, no penséis que es algo vanal y superficial, es como perder un tesoro, no leer, no escribir, y tener que aprender a hacerlo nuevamente.

Respecto a lo que comentas refiriendote a "PROBLEMA", es esa la cuestión, y es que las palabras pueden ser muy afiladas.

Alguien dijo: "...yo es que soy muy tolerante", y quedó como un rey pero... ¿que dijo realmente?. Dijo, yo tengo la llave, y permito a los demás, pues soy venevolente, que hagan... lo que han de hacer. No dijo: soy igual que los demás.

Debemos ser cautos con lo que decimos, o mejor, con lo que queremos decir.

La dislexia ni es un problema, ni tendría por qué serlo, aunque tal como están las cosas es una verdadera putada ser disléxico.

Algunos vehementes, entre ellos yo, exigimos quizá demasiado.

CONSUELO dijo...

Llevas razón hay tener mucho cuidado con la palabras que elegimos, cosa dificil para un dislexicos.
"APRENDIZAJE" para mi esa es la palabra clave. La CIE-10 cataloga la dislexia en el apartado Trastorno específico del desarrollo de las habilidades escolares. El DSM-IV en el capitulo de Trastornos del aprendizaje. En los dos como Trastorno de la lectura. Pues bien yo quitaria la palabra trastorno, la palabra lectura y la palabra aprendizaje. Y no por que no tengamos dificultades en leer y escribir y no por que no tengamos problemas en el aprendizaje en la escuela, sino por que es más que eso.
Esta opinión es personal, muy personal y tal vez esté muy condiciona por todas mis dificultades (fonologica, verbal, calculo, memoria...) y por mi propia aptitud ante ellas, de no haber sabido elegir mi profesión.

Dado que no hay dos dislexicos iguales y que cada uno enfrenta los problemas de una manera, tal vez por eso es tan dificil explicar lo que es la dislexia.

Manuel dijo...

Si es cierto no hay dos personas iguales...
También quisiera llamar tu atención al respecto de ese DSM-IV, CIE-10, y alguno más. Tiene más edad que yo, y están redactados n origen en un idioma que no es el castellano. Ojo que: "antes que el apuntador mataremos al traductor".