miércoles, 30 de enero de 2013

La gripe acelerador de la dislexia.


Leñe, así como suena... estoy con gripe, al menos bajo sus efectos desde el lunes por la mañana, y vaya, he de ir con más cuidado a la hora de leer, a la hora de escribir, a la hora de prestar atención a todo.

Me ha sucedido incluso, que me lío con algo tan simple como tomar la medicación en el momento adecuado. La una, cada ocho, la otra cada doce, y la otra cada veinticuatro, pero me lío, y desliarme me cuesta la vida. Me lo he apuntado y vuelto a apuntar con la angustia de no saber si lo estoy haciendo bien o no, miro y remiro el papel angustiado viendo que me he equivocado de medicación o de línea, vamos que me siento más disléxico que de normal.

Mi cerebro va más despacio, incluso tengo la sensación de que el aire ha aumentado de densidad, como si mis movimientos se produjesen dentro del agua, y mis músculos no percibiesen con claridad las órdenes que les mando.

He acabado de leer un libro, La pell freda de Albert Sánchez Piñol, i en el maremagnum de ideas, acontecimientos litararios, realidad, literatura, y ficción, me he visto realmente dentro de aquello que leía. Impresionante.

¿Será que la gripe es un acelerador o potenciador de la dislexia?, quizá, quizá.

Eso si, los sueños son odiosos, dos horas del mismo sueño; groso modo, unos cordones entrecruzados, la visión que cambia a otra imagen que no recuerdo, nuevamente los cordones entrecruzados, quizá de unas botas pero vuelve a cambiar, y asi pasa el tiempo, y pasa el tiempo, y cuando miro el reloj es la una de la madrugada; y dos horas después sigue siendo la una de la madrugada y vuelvo a soñar el mismo sueño pero con leves cambios, siguen los cordones entrecruzados de un color marrón. Si quzá de unas botas.

No hay comentarios: